Posts etiquetados ‘ahorro agua’

El pasado mes de julio ha sido el históricamente más caluroso y, según la imagen que acompañamos, parece claro que la tendencia al alza de las temperaturas es incuestionable. La pregunta del millón es ¿como puede afectar este incremento de las temperaturas a los recursos hídricos?

De acuerdo con las conclusiones del grupo intergubernamental de expertos sobre el Cambio Climático el calentamiento del sistema climático es inequívoco y existe una gran evidencia del calentamiento global proveniente de diferentes mediciones independientes y físicamente consistentes de muchos elementos del sistema climático fuertemente relacionados entre sí. De la misma manera, grupos de expertos opinan que es extremadamente probable que el aumento de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero haya sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX. Se puede afirmar, por lo tanto, que la influencia humana en el sistema climático es clara.

Como consecuencia de las evidencias científicas constatadas en referencia al cambio climático, grupos de trabajo y comisiones técnicas y científicas a nivel nacional e internacional han estado valorando los diferentes escenarios futuros así como las posibles medidas a adoptar.

Uno de los trabajos científicos más detallados (a nivel nacional) ha sido llevado a cabo por el CEDEX (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas), encargado por la Oficina Española del Cambio Climático (OECC), denominado “Evaluación del Impacto del Cambio Climático en los Recursos Hídricos y Sequías en España (2015)”. Tal y como se cita en la introducción del informe, “se evalua el impacto de 12 proyecciones climáticas con objeto de recoger la incertidumbre asociada a las simulaciones climáticas y, por lo tanto, de expresar de manera más completa el impacto del cambio climático.”

Los resultados presentados en el informe del CEDEX están sujetos a las incertidumbres propias de los estudios de impacto del cambio climático, que derivan de que el clima es un sistema caótico no lineal que depende de un elevado número de factores, por lo que es muy difícil su simulación y más todavía su pronóstico. Las fuentes de incertidumbre están ligadas a los escenarios de emisiones de gases invernadero (GEI), a los modelos climáticos globales (MCG), a los procesos de regionalización y a los modelos hidrológicos.

La dificultad en la definición de las proyecciones climáticas también puede entenderse desde el momento en que se disponen de 39 diferentes modelos para su simulación.

En el citado informe se han considerado tres periodos de impacto (PI), que son los periodos 2010-20140, 2040-2070 y 2070-2100 y también dos escenarios de emisiones de gases invernadero (RCP 4.5 y RCP 8.5).

Como ya se adelanta también en la misma introducción del informe, la incertidumbre en como va a afectar el cambio climático es uno de los puntos clave en este momento tal y como se va a justificar a continuación siempre a partir de los resultados de trabajo del CEDEX.

Nos encontramos ante un escenario (o escenarios) futuro de gran incertidumbre debido al cambio climático.  Los modelos climáticos con los que se analizan las proyecciones climáticas son globales y existen pocos modelos que los adapten al ámbito nacional e incluso de cuenca hidrográfica.

A partir de las recomendaciones a nivel de cuenca hidrográfica sí que es cierto que, por ejemplo, en el plan hidrológico de la cuenca del río Ebro (con un horizonte desde el año 2015 hasta el 2.021) sí que se ha tenido en cuenta la posible disminución de aportaciones para analizar los balances de agua.

En posteriores post profundizaremos en los resultados de algunos de los modelos climáticos. (y como te puedes imaginar no van a ser muy positivos).

Agricultura Técnica el día 11 de diciembre de 2.019 va a coordinar el evento paralelo “Ejemplos de uso de tecnología en el manejo del riego para reducir el impacto del cambio climático en la agricultura” dentro de la EU Water Innovation Conference 2019 que se celebrará en Zaragoza.
Nos encantaría contar con tu asistencia 😉 

fiabilidad redes de riego

Como continuación del anterior post, voy a plantear unas premisas para aumentar la fiabilidad de las redes de riego en grandes sectores de riego. Para Comunidades de Regantes más pequeñas algunas de las ideas expuestas también serán aplicables pero otras, en mi opinión, serán demasiado costosas. Por tanto los gestores de estas últimas deberían seleccionar y priorizar entre los diferentes parámetros planteados

La fiabilidad de las redes de distribución y la continuidad del suministro a los regantes se puede incrementar si se actúa sobre la reducción de la frecuencia de interrupciones y la reducción del tiempo de afectación.

La reducción de la frecuencia de las interrupciones se puede conseguir incrementando la calidad de sus componentes.

Las medidas a tomar en las instalaciones pueden ser las siguientes:

  • Mantenimiento preventivo de redes.
  • Reposición preventiva de componentes que hayan alcanzado su vida útil.
  • Vigilancia y control de las instalaciones: número de guardas destinados a tal misión, medios con los que cuenta, telecontrol, etc.

La reducción del tiempo de afectación puede conseguirse sobre la base de un adecuado seguimiento y de una sistematización de las averías, pudiendo actuar sobre los siguientes aspectos:

  • Monitorización y telecontrol de válvulas de seccionamiento.
  • Sistema de diagnóstico del fallo y de la mejor solución.
  • Acopio de materiales necesarios en la reparación de averías habituales.
  • Equipo especializado de actuaciones rápidas.

La reducción de la frecuencia de las interrupciones es la mejor forma de mantener la continuidad del servicio.

Todo lo comentado en el post anterior y que hacían referencia al control del agua suministrada es válido para mejorar la fiabilidad.

Debemos tener en cuenta que las averías más frecuentes en redes de distribución primarias y secundarias son:

  • Roturas en tubería de PVC orientado o PRFV por defecto de fabricación.
  • Exceso de presión en algunas redes que han provocada problemas en el funcionamiento de los hidrantes afectados: mal funcionamiento de las membranas de los pilotos regulador y limitador, problemas en los solenoides.
  • Corrosión de la tornillería en los terrenos agresivos.
  • Problemas en los variadores de frecuencia de los bombeos, ocasionados por sobretensiones durante las tormentas.
  • Problemas con la electrónica, las baterías, la comunicación y el servidor (por falta de capacidad) del telecontrol.
  • Obstrucciones en los hidrantes y rotura de paletas por las piedras que suele haber en el interior de la tubería en los primeros meses de funcionamiento , que han entrado en el proceso de montaje y que son difíciles de sacar por las válvulas de desagües.

Según el tipo de avería o deficiencia nos podemos ver obligados a una interrupción del riego en la zona afectada y a su reparación inmediatao nos permiten retrasar las reparaciones a periodos con menos afecciones a los regantes, a los periodos de mantenimiento programado o admiten reparaciones sin interrupción de servicio (avería de una bomba, con posibilidad de utilizar otra similar; hidrantes sin riego).

Los fallos o avería que pueden obligar a la interrupción del servicio son:

  • Rotura explosiva de la tubería o separación de los tubos por la unión.
  • Interrupción del servicio eléctrico por avería dentro de la estación de bombeo.
  • Avería en las estaciones de bombeo si solamente disponemos de un equipo.
  • Rotura de la teja de una válvula de desagüe (improbable).
  • Oxidación de las piezas especiales de calderería y de la tornillería

 

Cualquier otro tipo de fallo puede retrasase sin afectar al servicio aunque suponga una pérdida de agua (siempre que no sea excesiva) o incremento del coste energético.

Una vez identificadas las principales causas que afectan a la fiabilidad de las redes de riego, en el siguiente artículo propondré las soluciones para minimizar su afección.

Un saludo y feliz semana !

Jesús.

7-5-2014 12.5.18 1

Voy a tratar en una serie de post la explotación de instalaciones de regadío, diferentes maneras de gestionar la explotación, el ejemplo del modelo de Participación Público Privada (PPP) y algunas recomendaciones para tener en cuenta en el momento de la redacción del proyecto y ejecución de la obra.

Uno de los objetivos de las obras desarrolladas dentro del marco de la PPP es garantizar una adecuada calidad técnica en la explotación.

Mi opinión es que la calidad en la explotación es uno de los aspectos clave en las redes de regadío y que normalmente se ha llevado  a cabo bajo mínimos por falta de personal cualificado y experimentado y por la ausencia de un mínimo presupuesto, en muchos casos como consecuencia de la ausencia de un mínimo análisis que permita confrontar el coste del mantenimiento con los beneficios que lleva asociados.

La deficiente explotación afecta especialmente al telecontrol y elementos electromecánicos, válvulas,…

La falta de información hace suponer que el rendimiento es el adecuado o al menos suficiente.

Tenemos en el otro extremo el caso de la explotación controlada por una Oficina Técnica y con Parámetros a controlar ya expuestos en el momento de la licitación de la obra, en el caso de la ampliación de la Zona Regable del Canal de Navarra son:

K1: Coeficiente anual de eficiencia técnica y de gestión del agua.

k2: Coeficiente mensual de eficiencia en la continuidad del suministro.

k3: Coeficiente mensual de servicio de presiones.

K4: Coeficiente anual de instalaciones electromecánicas.

K5: Coeficiente anual de atención al cliente.

(El carácter anual de los coeficientes se significa con la letra K mayúscula, y el carácter mensual con la letra k en minúscula)

El control del agua suministrada se realiza por medio del primero de los coeficientes K1 que a su vez se ha subdividido en varios subcoeficientes:

K1t (técnico):

Anualmente se cuantifican las pérdidas físicas de agua debidas a averías imprevistas (PI) en los ramales de gran diámetro que normalmente se conoce por distribución “en alta”. El concesionario-adjudicatario  estará obligado a que estas sean las mínimas posibles pues está obligado a hacer frente a un coste asociado al volumen de agua perdido por averías.

K1g (de gestión):

Representa hasta qué punto se registra de forma precisa el volumen suministrado anualmente. Depende en gran medida del grado de mantenimiento del parque de caudalímetros y contadores.

Dentro de este grupo distinguiremos, de nuevo, dos (2) subcoeficientes:

– K1ga (de grandes ramales): controla la precisión de la medición del volumen suministrado “en alta”. Para ello se comparará anualmente el volumen medido por el caudalímetro instalado al comienzo del ramal y una vez descontadas las pérdidas del ramal, con la agregación de los caudalímetros de las zonas abastecidas por cada ramal.

– K1gb (de redes de distribución): controla la precisión de la medición de caudales en las redes de distribución a cargo del Concesionario. Para ello se comparará anualmente el volumen medido por el caudalímetro general de cabecera de sector o zona, una vez descontadas las pérdidas de la red, con la agregación de los volúmenes individuales registrados en los contadores de los hidrantes.

Una vez obtenidos los subcoeficientes (K1ga y K1gb) se calculará el coeficiente K1g, del sector o zona, como producto de ambos subcoeficientes. En la figura que aparece al principio del post se aprecia como el coeficiente disminuye conforme la diferencia de lecturas “en alta” o en redes de distribución aumenta.  Por tanto se hace necesario implementar una serie de medidas en proyecto y obra para evitar los siguientes problemas:

Valvulería y piezas especiales:

  • Oxidación de los tornillos y las piezas de calderería.
  • Bloqueo de los flotadores de las ventosas por suciedad.
  • Rotura de las clapetas.
  • Roturas de los hidrantes (cuerpo, microtubo, pilotos) por hielo si no se vacían o se protegen en invierno.

Tubería de PVC (roturas explosivas)

  • Tuberías defectuosas.
  • Instalación incorrecta con un mal asiento y relleno con material no seleccionado que golpea la tubería. La tubería de PVC, que es bastante frágil, se debe asentar sobre una cama de material seleccionado y la primera capa de tapado se debe hacer manualmente con material seleccionado procedente de la propia excavación. Si la tubería se golpea con piedras pueden ocasionar microfisuras que con el tiempo y la presión pueden provocar la rotura del tubo.
  • Separación de los tubos: si no se anclan debidamente las curvas y las tes de derivación, al desplazarse el anclaje por las fuerzas ejercidas por la presión interna de la tubería se separan.
  • Las sobrepresiones provocadas por transitorios ocasionados por cierre rápido de las válvulas y las ventosas.
  • Sobrepresiones sobrevenidas por el mal funcionamiento de las válvulas reguladoras.
  • Sobrepresiones provocadas por acumulación de aire.

En este tipo de tubería puede haber fugas en las juntas si están mal montadas o son defectuosas.

Tubería helicosoldada:

  • Tubería defectuosa.
  • Poros en las soldaduras defectuosas.
  • Poros por corrosión. Los terrenos de alta capacidad corrosiva y las corrientes vagabundas pueden corroer el tubo. Si se realiza un mal enterrado de la tubería se puede dañar la capa de protección externa facilitando la corrosión del tubo.
  • Al ser tubería de poco espesor es conveniente situar abductores de aire, ventosas y purgadores capaces de introducir y sacar el aire de la red correctamente.
  • En principio, es una tubería que puede soportar las sobrepresiones por transitorios.

En los siguientes post analizaremos el resto de coeficientes que nos pueden ayudar a llevar un adecuado control de las infraestructuras de regadío.

Un saludo.

Jesús.


Tengo que reconocer que nada más escuchar la palabra drón me pongo un poco a la defensiva por su relación con  el ámbito militar y policial. Las primeras misiones de estos aparatos han sido patrullar el espacio aéreo de una ciudad ante el temor de un atentado terrorista, espiar territorio enemigo durante una guerra o incluso realizar incursiones de ataque contra objetivos muy específicos, esto último ha cosechado muchas polémicas, sobre todo cuando los objetivos han sido blancos humanos. Sin embargo, poco a poco van apareciendo drones diseñados para otras aplicaciones y mucho más baratos. Las pequeñas aeronaves no tripuladas conocidas como drones o como UAVs, por sus siglas en inglés, son robots aéreos semiautónomos cuya presencia en los cielos del mundo es cada vez más habitual. Parece que aún queda tiempo para que los drones se hagan su sitio en el sector agrario y su utilización queda, de momento, relegada al campo experimental y,  a países como Estados Unidos, donde las dimensiones de las explotaciones son mucho más grandes que las que nos podemos encontrar normalmente en España.

El motivo es que su principal función es monitorizar el estado de los cultivos y esto sólo tiene sentido en fincas de cientos o miles de hectáreas. En estas fincas la toma de decisiones se puede realizar de una manera mucho más precisa usando los drones. El momento y el alcance de la aplicación de un tratamiento se decide en función de las imágenes tomadas desde el aire. Además la información se puede georeferenciar .

El concepto surgió de equipar  al avión con unas cámaras de luz visible y de otras longitudes de onda del espectro que toman las imágenes se examina el reflejo de la luz ambiente sobre los terrenos. Esto genera una especie de “mapas de calor” de gran precisión que pueden examinarse posteriormente con el software adecuado.

Los colores de las imágenes simbolizan los valores de concentración de ciertos compuestos químicos, un cálculo de la biomasa y otros detalles. Como las cámaras pueden distinguir la superficie ocupada por las plantas con gran precisión esos valores mejoran los cálculos que si se realizaran tan solo de forma aproximada. Los agricultores pueden entonces decidir utilizar un tipo de fertilizantes u otros o aplicar pesticidas de una manera mucho más eficiente.

En el sector de la investigación también se está trabajando con drones. En Florida, agricultores e investigadores han utilizado pequeños helicópteros no tripulados equipados con cámaras de infrarrojos para controlar una enfermedad bacteriana que mata los naranjos y que comienza en la parte superior del árbol. También investigadores de Universidad de Oregon usan aviones sobre los campos de patata para controlar la enfermedad sobre el cultivo.

El coste de los aparatos, mantenimiento así como su reducida autonomía son hoy por hoy algunas barreras que frenan su utilización en la agricultura.

Además los drones son, hasta el momento, un asunto bastante técnico. El procesado de datos y procesamiento de imágenes a partir de drones todavía requieren conocimientos técnicos. Como ejemplo, el fabricante 3D Robotics no está vendiendo sus drones directamente a los agricultores. Sin embargo, sí que vende aviones no tripulados para analistas de cultivos, que les recomiendan a los agricultores las mejores prácticas de cultivo.

Si alguno de vosotros teneis conocimiento de alguna experiencia no dudéis en compartirlo con nosotros.

Os dejo algunos sitios con información interesante:

http://www.novadrone.com/

http://www.airinov.fr/

http://aerialfarmer.blogspot.com.es/

http://www.cropcam.com/

Boletin eficiencia energeticaLa Oficina del Regante de Aragón en su misión de  mejorar la formación de regantes,  gestores de comunidades de regantes, ingenieros y demás personal vinculado al mundo del riego publica este mes el número 29 de su boletín. En este último número del boletín de la Oficina del Regante de Aragón, presenta dos artículos centrados en la eficiencia energética.  Por un lado trata la gestión de la energía y por otro desarrolla la interesante experiencia, llevada a cabo por la misma Oficina del Regante, en riego por goteo en cultivos extensivos, concretamente en la finca experimental de La Alfranca en Zaragoza. En este segundo caso entiendo el ahorro en energía como consecuencia del ahorro en el volumen de agua aportado y por tanto disminución de consumo energético en los bombeos.

En los números anteriores 23 (eficiencia del riego en el uso del agua) ó 26 (variadores de velocidad y eficiencia energética) el boletín ya dedicó sus páginas al cada vez más importante tema de  la eficiencia energética.

También en el número 24 describía en otro artículo la red de estaciones meteorológicas que la Oficina gestiona. La red de estaciones metereológicas persigue una gestión óptima del agua de riego,  por lo que también tiene una incidencia directa sobre la eficiencia energética, pues muchos regadíos se gestionan mediante bombeos.

El primero de los artículos de este último número es una compilación de los post que han ido apareciendo en este blog tocando los temas de eficiencia energética (o ahorro energético) en todos los procesos como uno de los aspectos más importantes para conseguir explotaciones viables y rentables.

Los costes de explotación dependientes de la energía han  ido aumentando de manera constante durante los últimos años.  Por otro lado, el mercado eléctrico también ha sido objeto de cambios normativos que afectan a la contratación, por un lado, y al dimensionado y gestión de las instalaciones.

Conviene establecer objetivos respecto al consumo de energía y hacer un seguimiento de estos objetivos, así como analizar costes energéticos comprobando la facturación respecto a los objetivos establecidos y que no hay errores en la facturación, excesos de potencia,  energía reactiva,…

Una vez que tenemos todos nuestros procesos analizados de forma pormenorizada y optimizados es el momento de pasar a estudiar la posibilidad de aprovechar los equipos electrónicos para conseguir ahorro energético: variadores de velocidad, baterías de condensadores,… En este caso cabe la posibilidad de acogerse a ayudas y subvenciones relacionadas con el Ahorro y Eficiencia  energética.

Agradezco  a la Oficina del Regante la difusión de los contenidos publicados en el blog y les felicito por el trabajo de formación en el sector del regadío que están desarrollando.

https://i1.wp.com/new.paho.org/ecojoven/images/stories/2011/6/tic-en-agricultura.jpg

Paso a paso se van abriendo camino soluciones innovadoras que aprovechan  las nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura y que permiten gestionar eficientemente las explotaciones en regadío. Buenas noticias, pues sin duda es un terreno donde tenemos mucho por andar y por tanto por mejorar.

Tomar este camino va a exigir un compromiso por la mejora continua y la profesionalización del sector y seguramente un camino sin retorno que permitirá a las explotaciones diferenciarse, ser más competitivas y eficientes.

Sin ir más lejos, ayer leía un artículo sobre bynse la primera solución Big Data del mundo para la agricultura que permite analizar en tiempo real  las necesidades actuales y futuras de los cultivos.

La tecnología Big Data es, en el sector de tecnologías de la información y la comunicación, una referencia a los sistemas que manipulan grandes conjuntos de datos (o data sets).

La solución bynse está compuesta por un innovador sistema de sensorización de microclimas, denominado bynsebox, empleado para la recogida de datos en campo, y el servicio de información en la nube bynsecloud, encargado de procesar y mostrar la información a los usuarios.

Las bynsebox son unidades sensoras autónomas que recogen datos de los diferentes micro climas que posee una finca o parcela. Gracias a su compatibilidad de sensores, pueden medir hasta 14 parámetros diferentes de importancia para las necesidades del cultivo que se envían a través de telefonía móvil.

Todos estos datos se procesan mediante algoritmos y modelos con tecnología Big Data, dando como resultado, por ejemplo, predicciones sobre las necesidades hídricas exactas de cada microclima, los riesgos de padecer enfermedades o plagas, y el crecimiento de cada uno de los cultivos.

Una aplicación muy interesante para ahorrar agua conociendo en todo momento el estado fenológico del cultivo y la disponibilidad de agua en el suelo.

La segunda aplicación nos será muy util si nos hacemos algunas de las siguientes preguntas ¿Es posible reducir los costes de inversión y energéticos de un determinado diseño o ampliación?. ¿Cómo aumentar la eficacia de la distribución en una red existente? ¿Cuál es el causa de las disfunciones encontradas y cómo resolverlas? ¿Cuál es la mejor composición de la estación de bombeo y aquilatar los costes de bombeo? Seguramente podemos encontrar respuestas utilizando el software Gestar.

GESTAR constituye un paso adelante en las herramientas de ingeniería hidráulica para el diseño, ejecución y gestión de redes a presión orientadas al riego.

Dispone de un sofisticado, a la par que sencillo de usar, conjunto de herramientas y módulos que permiten la configuración óptima de estaciones de bombeo y su regulación, y el analisis energético detallado subsiguiente, gracias a algoritmos innovadores que suministran una modelización fiable, robusta y sencilla.

Permite minimizar los consumos energéticos mediante reorganización de las programaciones de riego, respetando las restricciones hidráulicas de la red y las demandas de los usuarios y modificando dinámicamente las presiones suministradas por las estaciones de bombeo. Estos resultados están también disponibles para integración en el SCADA de cualquier sistema de Telecontrol

Otimiza la regulación de la estación de bombeo adaptando en tiempo real y de forma dinámica las consignas de bombeo según la configuración instantánea de la demanda.

Permite  una gestión flexible con criterios dinámicos constantemente adaptados al estado concreto de demanda. A la vez es capaz de realizar una organización racional de la demanda de agua para evitar colapsos en el sistema.

En la próxima entrega escribo sobre otras tres aplicaciones similares a bynse y gestar.

Un saludo.

Jesús.

Lo prometido es deuda, así que aquí va el segundo artículo sobre el riego por goteo en cultivos extensivos.

En el anterior dejé dos ideas muy claras:  por un lado hay un número elevado de ventajas derivadas de la utilización de este sistema de riego y por otro, es imprescindible contar con un trabajo profesional para el diseño, proyecto y explotación para que un sistema novedoso no se vuelva contra nosotros como ya ha ocurrido con la implantación de otros sistemas de riego en ocasiones precedentes.

Una de las primeas ideas que se nos viene a todos a la cabeza tratando este tema es ¿Cómo vas a estar recogiendo y extendiendo los ramales portagoteros cuando tienes que hacer labores culturales?

Pues bien, una solución es enterrar los ramales si bién esto supone un diseño especial y más caro. El objetivo fundamental es garantizar el riego teniendo en cuenta que no vamos a ver si se produce alguna obturación.  Eso sí, nos olvidamos de las labores de extendido y recogida. Personalmente he participado en un importante proyecto de riego por goteo subterráneo (probablemente uno de los más importantes a nivel nacional) que se ejecutó en 820 ha. del olivar de Belchite (en Zaragoza). El diseño, aunque evidentemente diferente al tratarse de cultivo leñoso, ha permitido que 15 años después el sistema continúe funcionando perfectamente.

Consideraciones determinantes para la utilización del Riego subterraneo  son:

– se da la circunstancia que en el momento de la nascencia del maíz, se necesitan aplicar elevadas dosis  (que llevan asociadas duraciones de riego de 10 o más horas) para llevar el bulbo húmedo hasta la semilla y  en suelos arenosos puede ser un limitante.

– en la zona del Valle del Ebro, se debe tener en cuenta la posibilidad de que el viento cree una costra superficial en el suelo que impida a la plántula emerger. Así pues en la mayor parte de los suelos con goteo subterráneo es necesario utilizar otros sistemas de riego para garantizar la germinación.  Sí, esto supone una doble inversión.

– también se debe de vigilar los problemas derivados de posibles aplastamientos.

En el caso del Riego superficial tenemos todo lo contrario: todas las campañas nos encontramos con las labores de extendido y recogido de los ramales de riego y a cambio una menor inversión en la instalación. De cualquier manera esto no nos va a evitar las labores de mantenimiento del sistema de riego. Es necesario desaguar y limpiar los ramales con una solución de ácido nítrico o sulfúrico. Además en el caso de los goteros enterrados también se debe aplicar tratamiento de trifluralina para mantener las Una vez más se hace necesario un control preciso, en este caso, conocer la composición química del agua y realizar análisis para planificar los tratamientos. Pueden ser, de forma orientativa entre 1 y 3 por campaña.

Respecto a los materiales y a grandes rasgos podemos decir que  se suelen usar goteros integrados. Además si son goteros turbulentos, permiten caudales elevados que permiten reducir tiempos de riego en la nascencia del maíz. Tienen un coeficiente de variación de fabricación menor y son más baratos. Los goteros autocompensantes garantizan uniformidad de riego en el caso de mayores longitudes de ramales (a costa de presiones superiores en los cabezales) y desniveles  acentuados.

Desde mi punto de vista es fundamental garantizar la uniformidad del riego, con una máxima variación del 10 % entre extremos de la instalación.

Existen otras opciones como las cintas (uso anual), que disponen de goteros integrados, espesores de pocos mm, entre 0,1 y 0,4 mm. por lo que trabajan a poca presión.  Se utilizan una campaña y luego son desechables. Tienen un elevado impacto ambiental puesto que  se suelen dejar en las parcelas lo que supone una acumulación de plástico campaña tras campaña.

Algunas características, que en el caso de pequeñas explotaciones pueden suponer inversiones con un largo plazo de amortización, están relacionadas con la necesidad de trabajar con maquinaria y aperos especiales:

Es imprescindible utilizar maquinaria equipada con GPS y tecnología RTK de alta precisión para compaginar las labores con la preservación de los ramales de goteo.

La extensión de los ramales portagoteros se suele realizar con un tractor equipado con tres bobinas o tambores portaramales. La recogida se hace con un tractor equipado con un tambor de liado de ramales.

De todas maneras, la utilización de maquinaria de precisión puede llegar a permitir la realización de labores agrícolas sin necesidad de retirar y extender los ramales. Esta opción, sin duda puede ser la que tenga más visos de futuro entre las que hemos enumerado.

Respecto al diseño hay una serie de detalles muy importantes a tener en cuenta:

En el siguiente video realizado por el Sistema de Asistencia al Regante de la Junta de Andalucía se pone en evidencia la importancia de la correcta evaluación de riego por goteo para garantizar también la correcta aplicación de fertilizantes.

Foto: http://www.vidarural.es

Riego goteo en maiz

La aplicación en la agricultura de las nuevas tecnologías, la necesidad de aumentar la eficiencia en el uso del agua y los elevados costes energéticos asociados a los riegos presurizados son tres causas que están detrás de la aparición de nuevas formas de gestionar el agua en los cultivos extensivos:  la utilización del riego por goteo en cultivos extensivos como el maíz, por ejemplo, tradicionalmente aplicado en los cultivos hortícolas o intensivos.

El riego por goteo (también denominado riego localizado de alta frecuencia) crea una franja húmeda en la zona radicular del cultivo y aplica el agua y los fertilizantes con máxima eficiencia.

Las nuevas tecnologías aplicadas a las labores agrícolas (GPS) de precisión centimétrica permiten realizar labores de cultivo entre los ramales portagoteros.

La Jornada técnica “Avances en riego por goteo en cultivos extensivos” organizada por la Comunidad General de Riegos del Altoaragón el pasado 7 de noviembre puso al descubierto la potencialidad de este sistema de riego.

Las ventajas que aporta el riego localizado en cultivos extensivos decanta la balanza a su favor respecto a los inconvenientes.

–  Ahorro de agua. Con una eficiencia del 95 %, mayor incluso que el 80 % del riego por aspersión el riego por goteo se sitúa indiscutiblemente como el sistema de riego más eficiente especialmente en zonas con muchos días de viento, como el valle del Ebro.

– Uniformidad de riego, lo que también repercute en la eficiencia si consideramos el rendimiento por hectárea respecto al volumen de agua aportado.

– Ahorro de energía puesto que funciona con  menores  requerimientos de presión.

– Ahorro de fertilizantes puesto que se aplican localizadamente y de forma precisa  en la zona radicular.

– Mayores producciones como consecuencia de la gestión meticulosa de agua y fertilizantes.

– Ahorro de herbicidas al mojar únicamente la franja de cultivo y evitar proliferaciones de malas hierbas entre las líneas de cultivo.

– Entrada en producción de suelos salinos.  Según la experiencia presentada por la Oficina del Regante de Sarga, se ha conseguido un buen rendimiento en parcelas de maíz con salinidad elevada.

La creación de la franja húmeda depende principalmente de la textura y estructura del suelo, del caudal del gotero y la separación entre líneas portagoteros y entre goteros. Se hace imprescindible una gestión muy “fina” del riego y ANALIZAR  las variables que intervienen.

Como se puso de manifiesto en la jornada, la extrapolación de experiencias no es aconsejable en absoluto y es imprescindible realizar estudios de campo para conocer las características del suelo y su relación con el bulbo húmedo. La adopción de este sistema de riego hace imprescindible disponer de la información y asesoría para poder realizarlo con éxito.

No sólo durante la fase de diseño e instalación sino también durante la gestión. Es necesario controlar el contenido de humedad del suelo o del estado hídrico de la planta, por ejemplo mediante la utilización de sondas de humedad.

En el siguiente artículo entraremos en detalle de las características del diseño, inconvenientes del riego por goteo en cultivos extensivos y los diferentes sistemas.

Foto: http://www.aragonhoy.net