Archivos de la categoría ‘PARTICIPACION PUBLICA PRIVADA’

Tal y como indicaba en el post anterior, uno de los indicadores relacionados con la calidad de las redes de riego en los proyectos de participación pública privada en regadíos (y que también se puede utilizar en el resto de infraestructuras hidráulicas de riego) es el “coeficiente mensual de servicio de presiones”.

Este indicador pretende asegurar que se cumplan con las presiones mínimas que se establezcan en el proyecto constructivo.

Están presiones vendrán determinados por la pérdida de carga que se produzca con los caudales de diseño. Estos caudales se suelen determinar para una determinada alternativa de cultivo, utilizando datos climatológicos de una serie de años y para el mes de máximo consumo.

Se suele asumir que un determinado número de años del periodo estudiado la instalación estará infra-dimensionada. Además se debe asumir que si hubiera un cambio de alternativa y se intensificara el cultivo de especies con elevadas necesidades hídricas (maíz, alfalfa, dobles cosechas) la instalación podría estar infradimensionada durante un número mayor de años. Evidentemente esta situación se dará en los meses con más necesidades hídricas del año.

Por otra parte, en el proyecto  se calcula la instalación a la demanda pero para un determinado coeficiente de simultaneidad. Esto quiere decir que no está previsto que todas las tomas rieguen al mismo tiempo. Si una mayoría de los regantes quieren regar de noche o después de una semana con mucho viento, la instalación tendrá problemas de presión.

Por otro lado, en la fase de proyecto se considera que la distribucion de los cultivos (unos con más requerimientos hídricos que otros) se realiza de forma aleatoria en el perímetro de riego de cada zona. Si en un ramal se concentra todo el cultivo de altas necesidades (maíz), ese ramal tendrá más perdidas de carga de las previstas y la presión será inferior a la exigida. Este escenario no es descartable en zonas donde existan cooperativas o empresas que gestionen fincas por ejemplo para deshidratar alfalfa y por tanto puede haber un elevado número de parcelas con un mismo cultivo.

En las condiciones de diseño, cuando el caudal de trabajo coincida con el de diseño, ¿qué puede suceder para que la presión sea inferior a la mínima?

  • Que se haya instalado una tubería de menor diámetro de la calculada en los proyectos.
  • Que la rugosidad de la tubería aumente por abrasión y la pérdida de carga sea mayor. Con el tiempo todas las tuberías son más rugosas pero su incidencia no va a ser apreciable.
  • Que las válvulas no abran completamente y provoquen una pérdida de carga excesiva. Los transductores de presión detectarán rápidamente esta anomalía.
  • Que no funcionen correctamente los reguladores de presión y provoquen más pérdida de carga de la prevista. Los transductores de presión detectarán rápidamente esta anomalía.

Además, aunque las presiones sean correctas es fundamental el buen funcionamiento de los transductores y el telecontrol para poder monitorizar el sistema. Un correcto sistema de gestión por telecontrol en el que estén incluidos los principales datos hidráulicos de la red permitirá adelantarse a los posibles problemas de bajas presiones y proporcionar soluciones de gestión, como podría ser el riego por turnos. Palabras casi malditas entre los regantes, estas del riego por turnos, y que sin embargo podrían llevar a importantes ahorros energéticos a cambio de libertad para elegir el momento del riego. Mi experiencia con determinadas Comunidades de Regantes que, a veces  obligadas por limitaciones en sus infraestructuras, están utilizando el riego a turnos es positiva. El gestor de la Comunidad dispone de herramientas informáticas para facilitar su gestión si bien también me he encontrado con Comunidades de Regantes que lo gestionan con una plantilla en papel y poco más. Pero esto ya es historia para otro post.

 

 

https://i2.wp.com/www.traxco.es/blog/wp-content/uploads/2009/12/monitorizacion-pivot-central.jpg

Como habrás podido leer en los post anteriores, la aplicación del sistema de Participación Pública Privada lleva asociada el seguimiento de unos coeficientes indicadores ligados a aspectos que tienen por objeto incentivar la explotación siguiendo unos estándares óptimos de disponibilidad de la infraestructura y de calidad en el servicio de riego, así como en la atención al usuario/cliente.

Los coeficientes que se han contemplado, por ejemplo, para la ampliación de la zona regable del Canal de Navarra son:

1. K1: Coeficiente anual de eficiencia técnica y de gestión del agua.

2. k2: Coeficiente mensual de eficiencia en la continuidad del suministro.

3. k3: Coeficiente mensual de servicio de presiones.

4. K4: Coeficiente anual de instalaciones electromecánicas.

5. K5: Coeficiente anual de atención al cliente.

Respecto a las características del coeficiente K1 ya escribí en  Calidad en la explotación de infraestructuras de regadío  y las medidas a las que hice referencia también afectarán positivamente a la fiabilidad de las redes de riego (coeficiente mensual k2) ya que tendremos menos interrupciones.

Respecto al mantenimiento de la presión en las redes es conveniente tener en cuenta los diferentes materiales de las tuberías y el tiempo que puede llevar asociado una reparación y por tanto el tiempo que la instalción estará sin presión y fuera de servicio.

Las roturas en tuberías de PVC (diámetros < 400 mm) suelen afectar a una superficie reducida (<200 has) y su tiempo de reparación es corto. Los tubos son poco pesados y de fácil manejo. Los materiales de reparación no tienen un coste alto y son fácilmente localizables. Una interrupción de 48 horas es más que suficiente para reparar cualquier avería de PVC, lo habitual será repararlo en menos de 24 horas.

Las tuberías de fundición dúctil puede ser más problemática su reparación por su mayor peso y por su mayor tamaño, pero consideramos que cualquier avería se puede resolver en 24 horas si se dispone del material necesario. Este material es más difícil de localizar por lo que se tendrá que estocar. Las roturas y fugas de PVC y fundición dúctil se recomienda realizarla con equipos propios.

Las fugas en tuberías de acero helicoidal presentan más complejidad en su reparación y es necesario tener un contrato de mantenimiento con una empresa especializada de la zona que disponga de medios y materiales para que el periodo de interrupción sea en menos de 48 horas.

El tiempo de afectación representa principalmente el tiempo necesario para restablecer el suministro en la zona afectada por la interrupción. En muchos casos debido a la configuración de la red, la zona afectada por el fallo producido se puede aislar del resto, desconectando la sección de la red que englobe esta zona. Es importante realizar el procedimiento adecuado de maniobra que permita aislar el ramal o equipo afectado.

Esta medida no reduce el tiempo de afectación de la sección afectada, pero reduce la superficie afectada directamente.

Dicha reducción se puede conseguir sobre la base de una modelización previa y con la adecuada monitorización actuando sobre las siguientes medidas:

  • Automatización de las redes
  • Sistema de localización de fallos
  • Reducción del tiempo de respuesta

Es importante identificar lo antes posible la avería. Nada más recibida la noticia se debería independizar el ramal, si fuera necesario. Para la excavación se recomienda disponer de retroexcavadoras distribuidas por todo el perímetro de riego con el compromiso de acudir en cuanto se les requiera. En las primeras etapas de la puesta en funcionamiento de los sectores de riego se recomienda utilizar empresas externas hasta que se haya formado al personal propio. Posteriormente, todas las reparaciones se realizaran con medios propios, salvo:

  • Las instalaciones eléctricas
  • Variadores de frecuencia
  • Rectificación de los motores y bombas
  • Caudalímetros
  • Reparaciones de la tubería helicoidal

Además se debe tener en cuenta que los mayores problemas surgen en los primeros meses de funcionamiento, porque:

  • Hay que hacer un ajuste definitivo a los equipos eléctricos, electrónicos y el telecontrol.
  • Aparecen los defectos de montaje. Los defectos de los materiales suelen aparecer más tarde (vicios ocultos).
  • Las redes suelen tener bastante suciedad y las piedras q pueden obstruir a las válvulas y dañarlas. No es fácil sacar las piedras que han entrado en la tubería durante el montaje.