Aumentar la eficiencia en el regadío mediante teledetección

Las herramientas que se vienen  utilizando para determinar las necesidades de agua de los cultivos provienen de las Oficinas del Regante regionales. Estas oficinas son las encargadas de la gestión de la red de estaciones meteorológicas SIAR. (Sistema de Información Agroclimática para el Regadío)

Las estaciones meteorológicas distribuidas por las zonas regables disponen de diferentes sensores que permiten calcular la ETo para una superficie de referencia. La forma de obtener la ETo por medio de la red SIAR es, en mi opinión, la más acertada y ajustada a la realidad debido a la distribución espacial de las estaciones.

A partir de esa información se calculan las necesidades hídricas de los diferentes cultivos a partir del Kc o coeficiente de cultivo (que se describe de forma detallada en el manual de FAO56 (Allen et al., 1998), la precipitación efectiva,…

La ventaja que presenta la teledetección para el cálculo de las necesidades de riego es que nos permite conocer el Kc en  nuestra  parcela, en un momento determinado (cuando pasa el satélite). Por medio del manual FAO 56 nos basamos en las tablas que nos ofrecen una aproximación menos precisa que la teledetección.

Aquí os dejo un link donde podéis encontrar información referente al procedimiento para la obtención de Kc por medio de imágenes satelitales.

Teniendo en cuenta lo anterior y aprovechando la herramienta Spider Gis he realizado una comparativa entre las necesidades de agua para el cultivo de maíz en el término municipal de Candasnos en la provincia de Huesca. No se trata de un trabajo de investigación, sino un primer paso para poder valorar si la teledetección nos ofrece información valiosa y el esfuerzo que supone trabajar las imágenes para obtener el Kc merece la pena.

En primer lugar, he cuantificado el índice  NDVI para las parcelas 14, 15, 16 y 1.016 del polígono catastral 512 del término municipal de Candasnos, siempre usando la herramienta Spider Gis. Lo datos corresponden a agosto del año 2.015.

Captura

Las parcelas forman una única unidad de gestión (pivot semicircular y coberturas en las esquinas) con 25 ha.

Captura

Como se aprecia en la imagen he seleccionado seis puntos del conjunto de parcelas para obtener el índice NDVI en cada uno de ellos y poder calcular un valor medio representativo.

El valor NDVI se muestra en la siguiente gráfica:

Captura.JPG

Y el valor de Kc:

Captura

Captura

Utilizando el mismo valor de ETo, Precipitación efectiva y eficiencia de riego, he aplicado los diferentes valores de Kc según el método FAO 56 por un lado y el calculado por teledetección por otro lado.

Insisto en que quizás el método no es el más científico que pueda utilizar pero creo que el resultado puede resultar ilustrativo.

El resultado nos muestra una diferencia de un 14% de necesidades de agua entre un método y otro, resultando unas necesidades de agua más ajustadas las calculadas por medio de Spider Gis. Parece a priori coherente que la información obtenida con la precisión en el tiempo y espacio sea más precisa que la estimada por tablas.

Esta comparación la repetí en otra serie de parcelas con un resultado similar y la mostraré en el siguiente post.

Espero poder repetir esta experiencia en diferentes parcelas y con cultivos herbáceos y leñosos para poder confirmar los resultados obtenidos en esta primera toma de contacto con la teledetección aplicada al regadío.

 

 

 

Eficiencia en los bombeos para regadíos

MEQ REB ESCADA.jpg

En muchas redes de riego colectivas con instalaciones de bombeo nos encontramos que la red de riego se encuentra monitorizada en mayor o menor grado. Transductores de presión y caudalímetros avisan  al gestor de las instalaciones de roturas o averías de forma inmediata.

Por otro lado lado, lo que podemos denominar el corazón de la instalación, la estación de bombeo, está menos controlada. Pueden haberse instalado analizadores de redes, autómatas y demás elementos, sin embargo el seguimiento del funcionamiento de las bombas se realiza de forma presencial, de “visu”. Evidentemente hay un mínimo de parámetros que sí suelen estar monitorizados en tiempo real como la altura de bombeo, presión mínima de trabajo de los equipos de bombeo,…

Si tenemos en cuenta que los técnicos de las comunidades de regantes tienen que recorrer largas distancias para llegar a todos los puntos donde se encuentran instaladas las válvulas, hidrantes, filtros y demás elementos de la red parece evidente que no van a disponer de mucho tiempo para la verificación del correcto funcionamiento de las bombas.

No solo eso, los equipos de bombeo van a funcionar en el periodo con la energía más barata, es decir, de noche.

Así que nos encontramos con una mezcla de ingredientes bastante peligrosa que puede un día darnos un susto cuando nos encontremos con alguna de las bombas estropeada, desgraciadamente en la época de máximas necesidades de agua por los cultivos, en verano, y con nuestra empresa de mantenimiento cerrada por vacaciones o con unos servicios mínimos.

Bien, a donde quiero llegar es a destacar la importancia del mantenimiento preventivo. En mi opinión es fundamental disponer de una herramienta que de forma automática y periódica que nos indique si nuestros equipos están funcionando como deben y que nos avise cuando se produzca una desviación respecto a los parámetros que le hayamos fijado.

La monitorización en tiempo real de la estación de bombeo, por medio de un  sistema centralizado de recogida de datos eléctricos (a partir de los analizadores de redes),  y el posterior procesamiento de los datos permite la elaboración de informes que ayudan a la toma de decisiones sobre acciones preventivas o correctivas de la instalación.

Los objetivos que se persiguen con este tipo de herramientas son:

  • Monitorización y registro de los consumos energéticos de la planta: consumo total y consumos parciales de energía: Potencias instantáneas del bombeo y de las principales cargas (se obtiene información del consumo energético por bomba).
  • Control de costes de bombeo. Mejorar la relación caudal- potencia para aumentar la eficiencia de las bombas.
  • Estudio y seguimiento de todos los datos de bombas individuales, ratios de funcionamiento y parámetros básicos de facturación, potencias, energías, puntas de demanda y consumos horarios.
  • Reducción del coste de la energía mediante el seguimiento de los consumos de energía por tarifa, bombeando el máxima de agua posible en horas valle y control del cos fi (energía reactiva).
  • Sistema de alarmas para responder inmediatamente en caso de funcionamiento anómalo de las bombas.
  • Mejora del “Mantenimiento Predictivo” mediante:
    • Detección inmediata de sobrecargas en máquinas.
    • Verificación del caudal adecuado para cada bomba.
    • Estimación del mantenimiento preventivo de las bombas a partir de un cierto número de horas acumuladas.
  • Obtención de curvas de demanda de potencias y energía.
  • Realización de informes de consumos de energía y estadísticas.
  • Simulación de facturas. Una situación que ocurre con cierta frecuencia es la presencia de errores en la factura de la compañía. Con esta herramienta se puede simular la factura de manera que se puede contrastar de manera rápida con la factura emitida por la compañía y verificar que no existen errores.

Estos sistemas que normalmente se utilizan en el sector industrial pueden ser muy interesantes también en nuestro sector de la agricultura de regadío y además pueden recibir ayudas según la medida 4 (apartado de mejoras de regadíos) según el PROGRAMA DE DESARROLLO RURAL 2014-2020.

 

Las nuevas tecnologías en las explotaciones agrarias, ¿segunda revolución verde? 2ª parte

agricultura_toma_vuelo

En el mundo de la agricultura de regadío tenemos ejemplos  de aplicación de las nuevas tecnologías en la agricultura.

Sin ir más lejos, en la provincia de Huesca,  en la Comunidad de Regantes San Pedro de Castelflorite, nos encontramos con algunos ejemplos de cómo han evolucionado en su gestión.  Entre su personal de mantenimiento cuentan con un Ingeniero Informático, lo que indica ya la sofisticación que pueden tener en sus sistemas de telecontrol del riego. Aún van más lejos y cada agricultor puede consultar el consumo instantáneo de su hidrante en parcela tanto en su Smartphone como en la aplicación de escritorio para su PC.  Cualquier anomalía puede ser detectada sin necesidad de estar presente en el campo. También tienen instaladas varias estaciones meteorológicas conectadas a internet de manera que podrían parar sus sistemas de riego a presión desde su teléfono móvil en caso de que la velocidad del viento fuera demasiado alta y se perdiera uniformidad en el riego. Con todo lo anterior se ha conseguido por un lado mejorar la vida del agricultor y, por otro lado, un ahorro de agua.

Desde luego que no es la única Comunidad de regantes que usa internet para la gestión del agua pero es un buen ejemplo y creo que de la misma manera evolucionarán otro tipo de explotaciones agrarias profesionalizadas que dispondrán o contratarán expertos en nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura.

Aunque estas tecnologías hace tiempo que existen sabemos que por diferentes motivos, no se estaban utilizando. La media de edad de los agricultores les apartaba del uso de las nuevas tecnologías en la agricultura y la misma tecnología no estaba suficiente madura.

De todas maneras la aplicación  de las nuevas tecnologías  en  la agricultura es cuestión de tiempo y que se apliquen antes o después dependerá de algunos escollos a superar:

En primer lugar, el precio de adquisición de equipos y también de los servicios asociados puede ser un freno al crecimiento de este mercado. Ahora bien, como estamos acostumbrados a ver, los precios de los equipos  tecnológicos  tienden a la baja y en este aspecto podemos confiar que año tras año serán más asequibles.

Por ejemplo se puede abaratar si los fabricantes se centran en las necesidades de los agricultores de manera que no se vieran obligados a comprar una tecnología puntera cuando pueden necesitar soluciones más sencillas.

En segundo lugar, y volviendo al ejemplo que he escrito más arriba sobre los sistemas de telecontrol para redes colectivas de riego,  éstos han sido la mayor parte de las veces un problema para las comunidades de regantes.

En muchos casos han pasado quince años desde que se empezaran a instalar de forma más o menos generalizada hasta que se apreciara su parte positiva. ¿Cuál ha sido la causa que ha retrasado su aceptación? Falta de mentalidad abierta (o miedo) ante sistemas tecnológicamente modernos, falta de mantenimiento por parte de las Comunidades de Regantes en algunos casos y la lenta respuesta por los proveedores en otros casos.

Y, por último, en la Feria de San Miguel de Lleida asistí a varias charlas. Unas sobre la utilización de drones en la agricultura y otras sobre las últimas tendencias en el regadío. Pues bien, cual fue mi sorpresa al escuchar, después de día y medio de charlas, que según un estudio del IRTA en Cataluña, los regantes tienden a aplicar un 30 % más de agua sobre las recomendaciones de la Oficina del regante. Este estudio no representa al 100 % de los regantes en Cataluña pero nos da una idea de la separación entre el mundo del agricultor de a pie y de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

Independientemente de que sea un 30 %, podemos tener un porcentaje de ahorro en el uso de agua (y energía si el agua necesita ser bombeada). Y tenemos los datos a nuestra disposición para aplicar el volumen correcto. ¿Pero les llegan a los regantes? ¿Podemos comprobar si el agua se está usando de forma eficiente?

Desde luego que podemos y las Comunidad de Regantes deberían,  por lo menos a título informativo, empezar a contrastar si el agua aplicada se corresponde con las recomendaciones.  Muchas ya disponen de tecnología para hacerlo.

Es necesario recordar que la Oficina del Regante recoge sus datos de una serie de estaciones meteorológicas (la red SIAR) distribuidas por la Comunidad Autónoma y están a disposición de los usuarios en su página web. Son los datos más precisos que se disponen en la actualidad.

El boom de las nuevas tecnologías en la agricultura. El uso de los drones en agricultura.

Como decía más arriba en la última Feria de San Miguel asistí a unas charlas sobre la utilización de drones en la agricultura. Los mismos días se celebraba expodrónica en Zaragoza y unos días después se celebraron otras charlas en el CENTER en Madrid sobre el mismo tema. Mucha tecnología y muchas empresas explicando las posibilidades de los drones pero ninguna concretó resultados económicamente viables.

La utilización de la teledetección para realizar manejo diferenciado en las parcelas y  para la gestión del riego está viviendo un boom con el nacimiento de empresas que ofrecen servicios relacionados con los drones en la agricultura. Puede que esta explosión de oferta lleve asociada cierto ajuste en los precios y haga esta tecnología más accesible a explotaciones de un tamaño medio.

Sin embargo hay ciertos aspectos que pueden retrasar la aplicación de las nuevas tecnologías en la agricultura como precios del petróleo a la baja y, como consecuencia, mayores márgenes para los agricultores (haciendo lo mismo) que  conllevan una despreocupación por buscar mayor eficiencia.

Como resumen, disponemos de la mejor tecnología para captar información del estado de agua en el suelo, estado vegetativo e hídrico de las plantas y otras variables, a partir de drones, satélites u otros equipos. El reto es poder entregar al agricultor la interpretación de esa información de manera que le sea útil, a un precio razonable, en el momento adecuado y de manera que la pueda aprovechar con sus equipos. 

Imagen tomada de http://www.universomaq.com/

 

Teledetección en la agricultura: una opción inteligente para el seguimiento de los cultivos.

Capture

Hemos publicado esta entrada en el blog de sondas de humedad para regadío.

 

Control del correcto funcionamiento en instalaciones de bombeo para regadíos. Primera parte.

estacin de bombeo(1)

Como habreis podido leer en los últimos post he hecho referencia al control de calidad y seguimiento del funcionamiento de las redes de riego. En muchas de estas instalaciones nos encontramos también con equipo de bombeo.

Debido al encarecimiento de la energía en los últimos años practicamente todas las instalaciones cuentan con  baterías de condensadores o la tecnología adecuada (variadores de frecuencia) que compense la energía reactiva generada por las instalaciones, de manera que la Comunidad de regantes responsable de la factura eléctrica, no tenga perjuicio económico por este concepto.

En la factura eléctrica mensual aparece la penalización por reactiva cuando el factor de potencia cosϕ tiene un valor menor a 0,95.

En las Comunidad de regantes la energía reactiva se puede resumir como el consumo por parte del transformador y de los motores de las bombas de energía desfasada (“sucia”).

Las penalizaciones se calculan por periodos, solamente para los excesos de energía reactiva consumida, fuera de los periodos valle y con la siguiente fórmula:

P = R (kVArh) – 1/3·E (kWh x Tr ( €/kw)

Siendo:

R: reactiva

E: energía activa

Tr: precio reactiva

La cantidad de energía reactiva por energía total se mide con el factor de potencia (estimado con el Cos ϕ):

11-8-2014 13.8.8 1Donde:

Energía activa consumida:   kWh

Energía reactiva consumida: kVArh

Cuanto más bajo sea el valor de Cos ϕ, más caro es el Tr y por tanto más cara es la penalización por la energía reactiva

Para evitar que las Compañías Eléctricas penalicen por esta energía “sucia”, es necesario instalar una batería de condensadores que contrarreste el efecto de los motores.

Independientemente de lo anterior es fundamental mantener y medir la eficiencia instantánea de los equipos de bombeo.

Si tomamos como referencia las directrices del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE):

– Eficiencia del Equipo de Bombeo > 0,650 (calificada como Excelente por el IDAE).

– Eficiencia < 0,450 (calificada por IDAE como inaceptable)

Entre estos valores se pueden tomar valores según curvas semejante a las penalizaciónes usada por las compañías suministradoras para penalizar los excesos de potencia en la factura eléctrica.

Las curvas características de las bombas hidráulicas nos señalan gráficamente la relación entre el caudal, altura, rendimiento y potencia absorbida en el eje de la bomba. La dependencia entre estos valores se obtiene en el banco de pruebas a velocidad constante. Entre las distintas curvas características, a distintas velocidades de funcionamiento de una bomba, se cumple la ley de semejanza de Newton. En el cambio de un número de revoluciones a otro, el caudal varía linealmente, la altura varía con el cuadrado y la potencia lo hace aproximadamente con la tercera potencia de la relación del número de revoluciones.

La intersección de la curva característica (a unas determinadas revoluciones) de una bomba con la curva resistente de una impulsión determina el punto funcionamiento del sistema. Las bombas con motor eléctrico trabajan a una velocidad constante. Para elegir la bomba adecuada para una instalación, seleccionaremos aquella bomba en la que el punto del funcionamiento del sistema coincida con su rendimiento máximo. Si las alturas de aspiración e impulsión se mantienen constantes el rendimiento será siempre el máximo, aunque, lógicamente, con el uso perderá rendimiento.

Si impulsamos directamente a la red y se modifican los caudales y las alturas manométricas, el punto de funcionamiento se desplazará de su punto óptimo reduciéndose su rendimiento. Así mismo, si las presiones en aspiración (positivas o negativas) se modifican el punto de trabajo se desplazará en la curva reduciéndose su rendimiento.

En estas condiciones de presiones y caudales variables, si queremos mantener unos rendimientos aceptables se deben instalar variadores de frecuencia que adapten las revoluciones de las bombas a los requerimientos del sistema. Si en algún momento los caudales solicitados son muy bajos, incluso con variadores los rendimientos serán bajos. Por esta razón es conveniente fraccionar los sistemas de bombeo con alguna bomba de menor tamaño.

Los rendimiento de las grupos de bombeo (motor+bomba) trabajando en condiciones estables pueden estar, en una instalación bien diseñada, por encima del 75 % y debido al elevado coste de la energía eléctrica es fundamental mantener la eficiencia y para ello llevar a cabo labores de mantenimiento y monitorizar los principales parámetros de los equipos.

Soluciones para minimizar el tiempo de afección por roturas en redes de riego.

https://i2.wp.com/www.traxco.es/blog/wp-content/uploads/2009/12/monitorizacion-pivot-central.jpg

Como habrás podido leer en los post anteriores, la aplicación del sistema de Participación Pública Privada lleva asociada el seguimiento de unos coeficientes indicadores ligados a aspectos que tienen por objeto incentivar la explotación siguiendo unos estándares óptimos de disponibilidad de la infraestructura y de calidad en el servicio de riego, así como en la atención al usuario/cliente.

Los coeficientes que se han contemplado, por ejemplo, para la ampliación de la zona regable del Canal de Navarra son:

1. K1: Coeficiente anual de eficiencia técnica y de gestión del agua.

2. k2: Coeficiente mensual de eficiencia en la continuidad del suministro.

3. k3: Coeficiente mensual de servicio de presiones.

4. K4: Coeficiente anual de instalaciones electromecánicas.

5. K5: Coeficiente anual de atención al cliente.

Respecto a las características del coeficiente K1 ya escribí en  Calidad en la explotación de infraestructuras de regadío  y las medidas a las que hice referencia también afectarán positivamente a la fiabilidad de las redes de riego (coeficiente mensual k2) ya que tendremos menos interrupciones.

Respecto al mantenimiento de la presión en las redes es conveniente tener en cuenta los diferentes materiales de las tuberías y el tiempo que puede llevar asociado una reparación y por tanto el tiempo que la instalción estará sin presión y fuera de servicio.

Las roturas en tuberías de PVC (diámetros < 400 mm) suelen afectar a una superficie reducida (<200 has) y su tiempo de reparación es corto. Los tubos son poco pesados y de fácil manejo. Los materiales de reparación no tienen un coste alto y son fácilmente localizables. Una interrupción de 48 horas es más que suficiente para reparar cualquier avería de PVC, lo habitual será repararlo en menos de 24 horas.

Las tuberías de fundición dúctil puede ser más problemática su reparación por su mayor peso y por su mayor tamaño, pero consideramos que cualquier avería se puede resolver en 24 horas si se dispone del material necesario. Este material es más difícil de localizar por lo que se tendrá que estocar. Las roturas y fugas de PVC y fundición dúctil se recomienda realizarla con equipos propios.

Las fugas en tuberías de acero helicoidal presentan más complejidad en su reparación y es necesario tener un contrato de mantenimiento con una empresa especializada de la zona que disponga de medios y materiales para que el periodo de interrupción sea en menos de 48 horas.

El tiempo de afectación representa principalmente el tiempo necesario para restablecer el suministro en la zona afectada por la interrupción. En muchos casos debido a la configuración de la red, la zona afectada por el fallo producido se puede aislar del resto, desconectando la sección de la red que englobe esta zona. Es importante realizar el procedimiento adecuado de maniobra que permita aislar el ramal o equipo afectado.

Esta medida no reduce el tiempo de afectación de la sección afectada, pero reduce la superficie afectada directamente.

Dicha reducción se puede conseguir sobre la base de una modelización previa y con la adecuada monitorización actuando sobre las siguientes medidas:

  • Automatización de las redes
  • Sistema de localización de fallos
  • Reducción del tiempo de respuesta

Es importante identificar lo antes posible la avería. Nada más recibida la noticia se debería independizar el ramal, si fuera necesario. Para la excavación se recomienda disponer de retroexcavadoras distribuidas por todo el perímetro de riego con el compromiso de acudir en cuanto se les requiera. En las primeras etapas de la puesta en funcionamiento de los sectores de riego se recomienda utilizar empresas externas hasta que se haya formado al personal propio. Posteriormente, todas las reparaciones se realizaran con medios propios, salvo:

  • Las instalaciones eléctricas
  • Variadores de frecuencia
  • Rectificación de los motores y bombas
  • Caudalímetros
  • Reparaciones de la tubería helicoidal

Además se debe tener en cuenta que los mayores problemas surgen en los primeros meses de funcionamiento, porque:

  • Hay que hacer un ajuste definitivo a los equipos eléctricos, electrónicos y el telecontrol.
  • Aparecen los defectos de montaje. Los defectos de los materiales suelen aparecer más tarde (vicios ocultos).
  • Las redes suelen tener bastante suciedad y las piedras q pueden obstruir a las válvulas y dañarlas. No es fácil sacar las piedras que han entrado en la tubería durante el montaje.

 

Participación Pública Privada en la creación de regadios

PRIVADO PUBLICO

La semana pasada se procedió por parte de la sociedad pública Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias (Intia) a la adjudicación de la ampliación de la zona regable del Canal de Navarra. La 1ª fase contaba con 22.363 Ha (contratada por el mismo sistema en 2.006) y la ampliación son 15.275 ha.

Es un buen ejemplo de la aplicación del modelo de Participación Pública Privada (P.P.P) a las obras de creación de regadíos y está dando buenos resultados. A finales de 2.012 el 80 % de la superficie estaba transformada en riego por aspersión. También es cierto que la administración navarra favorece el rápido equipamiento de las parcelas por su sistema de ayudas puesto que sólo subvenciona los primeros años después de la puesta en regadío.

En el modelo P.P.P el mecanismo retributivo transmite el riesgo al sector privado y maximiza el recurso a deuda bancaria garantizando la máxima eficiencia presupuestaria. Es la concesionaria quien asume el riesgo.

El objetivo de la aplicación del modelo es diferir el pago de las infraestructuras a lo largo de 30 años de explotación.

De forma esquemática se pueden destacar los principales trabajos previos hasta la licitación de las obras:
– Redacción de anteproyecto constructivo con una primera definición de las obras y presupuesto que sirve de base para la licitación.

– Tramitación de la Declaración de Impacto Ambiental (D.I.A) favorable.
– Proyecto concesional de aguas.
– Redacción Estudio de viabilidad.
– Contraste de mercado (financiación y constructoras).
– Aprobación del presupuesto plurianual cánones de la concesión.
– Cumplimiento criterios SEC95 para la no consolidación de la concesión en el Balance de la Administración Foral.
– Análisis de riesgos y estructura de la concesión.
– Redacción de pliegos PCAP y PCEX y fijación de criterios de retribución y penalización.
– Aprobación por la Asamblea de la CGRCN del inicio de los trámites.

La retribución al concesionario se realiza de la siguiente manera:
Durante el proceso de ejecución de las obras, por cada sector terminado se emite la correspondiente certificación y las comunidades de regantes hacen frente, a través de la Sociedad Concedente, al importe correspondiente al quince por ciento (15%) del importe de las obras relativas a la infraestructura hidráulica de distribución.

El resto de la inversión se recupera por parte del concesionario una vez puesta en marcha las instalaciones, en función del volumen de agua consumido y de una serie de parámetros de calidad.

En el caso de la ampliación de la ampliación del regadío de la primera fase del Canal de Navarra, el mecanismo de retribución de la Sociedad Concesionaria se basará en un componente único de retribución (RuT) de acuerdo a parámetros objetivos de calidad de gestión de la obra pública y correcta gestión del agua para el riego, desglosado a su vez en tres subcomponentes de cobro: (i) el Canon de Calidad y Gestión de la Infraestructura (CCGI), ii) el Canon de Volumen de Agua (CVA), y (iii) el Canon de Explotación (CE).

– Canon de Calidad y Gestión de la Infraestructura (“CCGI”): vinculado con la puesta a disposición de las CCRR de la obra pública para su uso, en las adecuadas condiciones técnicas y de servicio.
– Canon de Volumen de Agua (”CVA”): es el producto de la tarifa de consumo (i.e. tarifa por m3 consumido por las CCRR) por el total de m3 de agua efectivamente consumidos por las CCRR y medidos en baja (i.e. medidos en los hidrantes de las unidades de riego) o en contador general, según el caso.
– Canon de Explotación (“CE”): a percibir por la Sociedad Concesionaria directamente de las CCRR, como abono anual de los gastos de explotación de la obra pública.

Competitividad y eficiencia energética. Estrategias y ayudas a la eficiencia energética en la agricultura.

https://i2.wp.com/1.bp.blogspot.com/_inXT0orJzWQ/TA5GDRZzWPI/AAAAAAAAAFA/zG2xyaF__DE/s1600/EL+CLAVO+ARDIENDO.DETALLE+2..jpg

La competitividad parece ser un clavo ardiendo al que agarrarse para intentar la supervivencia de nuestro negocio en este momento de disminución de ventas e ingresos. La disminución de costes por medio de la eficiencia en la gestión de la energía es uno de los caminos que nos puede llevar hacia la competitividad y sostenibilidad de las empresas, cooperativas,… del medio rural en general.

Llegados a este punto, nos encontramos con dos noticias, una buena y otra mala.

La buena, que desde la administración ya se han dado cuenta de esto y desde hace años están trabajando en ello y no sólo eso, sino que están apoyando económicamente para que se cumplan una serie de objetivos. La administración central ya planteó en el año 2.003 la Estrategia Española de Ahorro y Eficiencia Energética (E4) que se entrecruza con otras dos en el ámbito de la sostenibilidad: la Estrategia Española del Cambio Climático y Energía Limpia (EECCEL), y el Plan de Energías Renovables (PER)3.

Si bien la EECCEL  indica que el sector agrícola tiene un reducido peso en el total de la demanda (3,5% de los consumos energéticos finales) también reconoce que es un sector estratégico en el que las medidas de eficiencia energética pueden tener una elevada importancia en su futuro; tanto por reducir sus costes energéticos como por ayudar a la sostenibilidad del desarrollo rural.

Los planes que desarrollan la E4, el Plan  de Acción específico para el periodo 2008-2012 (PAE4 2008-2012) y el Plan de Acción 2011 – 2020 han previsto unas apoyos públicos  con  un valor medio anual (para el último plan) de 500 millones de euros, sin embargo…

…el presupuesto público del último Plan destinado al sector agrario es de 8 millones de euros, menos de la mitad respecto a los 18 millones del anterior.

Efectivamente, la mala noticia es que se reduce el presupuesto. En este momento no está nada claro que este año se convoquen las subvenciones para el uso eficiente de la energía y aprovechamiento de energías renovables.

Las Comunidades autónomas vienen firmado Convenios de colaboración con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), con objeto de llevar a cabo las medidas encaminadas a facilitar la consecución de los objetivos previstos en los Planes de Acción.  En el caso de la Comunidad Autónoma de Aragón, mediante los convenios realizados se alcanza una financiación pública de hasta el 75 % del coste de algunas de las acciones.

Estas ayudas suponen una tremenda  oportunidad para el sector para la realización, por ejemplo, de auditorías energéticas. Este tipo de auditorías tienen como objetivo detectar posibles ineficiencias en la gestión del agua y/o de la electricidad así como de plantear soluciones (que también cuentan con apoyo de fondos públicos).

Es de esperar que la colaboración entre las CC.AA y el IDAE continúe y pueda seguir apoyando estas líneas de mejora que a la vez redundan en una mayor competitividad y sostenibilidad de nuestras explotaciones.

Foto: jagmosaicos.blogspot.com

¿Que es el Bienestar animal en el sector porcino? Se nos acaba el tiempo para su adaptación.

Mucho se ha escrito y discutido ultimamente acerca del bienestar animal y su aplicación en las granjas españolas.  Según la Wikipedia, el bienestar de los animales es el punto de vista que afirma que es moralmente aceptable para los humanos  el poseer y usar animales para comida, vestimenta y entretenimiento, siempre que el sufrimiento innecesario sea evitado.  Como esta definición deja márgen más que amplio para la interpretación voy a centrarme en la normativa europea (del sector porcino) y en su aplicación objetiva  a las explotaciones.

El RD 1135/2002 es el resultado de la incorporación a la normativa española de la  Directiva 2001/88/CE, de 23 de octubre de 2001 establece los requisitos mínimos que han de cumplir las granjas de porcino y además  fija un calendario de aplicación de los mismos, siendo de obligado cumplimiento para las explotaciones que se  construyan a partir del  2003 o las explotaciones existentes que hayan sufrido una reforma y para todas las explotaciones a partir del 1 de enero de 2013,  es decir se nos acaba el tiempo para adecuar las explotaciones a la ley del  bienestar animal.

Destaco los puntos más importantes que marca el RD dejando de lado la controversia aparecida en algunos medios de comunicación recientemente. No entro por tanto a discutir si es el mejor momento para aplicar modificaciones en las explotaciones o si ha habido suficiente tiempo para aplicarlas.

La  gran característica de este Real Decreto hace referencia a las condiciones de cría en las explotaciones de porcino, concretamente obliga al mantenimiento tanto de las cerdas gestantes como las cerdas jóvenes gestantes en grupos desde las cuatro semanas después de la cubrición hasta una antes del parto.

Concretamente las condiciones hacen referencia a:

Superficie de suelo libre (SSL): superficie a libre disposición de los animales carente de obstáculos que impidan su movimiento. Para el cálculo de SSL es necesario tener en cuenta el número de animales en cada grupo.

Cerda (de 2 a 5 animales) 2,48 m2

Cerda (de 6 a 39 animales) 2,25 m2

Cerda (40 o más animales) 2,03 m2

Cerda joven (de 2 a 5) 1,81 m2

Cerda joven (de 6 a 39) 1,64 m2

Cerda joven (40 o más animales) 1,48 m2

Además de la SSL no hay que olvidar que el RD también indica las dimensiones de los alojamientos, los lados del recinto donde se alojen medirán más de 2,8 m de lado cuando se críen en grupos de 6 o más individuos y en el caso de criarse en grupos de 2 a 5 individuos, los lados del recinto deben ser mayores de 2,4 m.

Una parte de la superficie del suelo libre debe ser suelo continuo compacto (SCC) y debe contener  menos de un 15% de aberturas de drenaje.  Este suelo continuo compacto será como mínimo 1,3 m2/cerda y de 0,95 m2/cerda joven, independientemente del tamaño del grupo. El resto de la superficie del recinto, en caso de ser emparrillado de hormigón, debe cumplir que la anchura de las vigas de la rejilla sea, como mínimo, de 80 mm y la abertura entre vigas sea de un máximo de 20 mm.

Éstas son las principales características a las que deben adaptarse las explotaciones de cerdas según la normativa sobre bienestar animal de la Unión Europea.

Si necesitas adaptar tu explotación a la ley del bienestar animal y te puedo ayudar no dudes en ponerte en contacto conmigo.

jesolles@gmail.com