La huella hídrica en la agricultura (2ª parte)

Publicado: 14 de noviembre de 2016 en AGRICULTURA SOSTENIBLE
Etiquetas:, , ,

reduce-your-water-footprint.jpg

En la última entrada expliqué las diferencias entre las huella hídricas verde, azul y gris. En este artículo vamos a profundizar en como calcular las huellas hídricas verde y azul, a partir del texto de Roberto rodríguez Casado “La huella hidrológica de la agricultura española”.

Podemos decir que la huella verde se refiere al consumo de agua de lluvia por los cultivos, es decir la lluvia efectiva. En el caso de cultivos de secano sería el agua que el cultivo ha utilizado para su desarrollo vegetativo. En este caso toda la huella hídrica sería huella verde.

En el caso de cultivo de regadío tendríamos que considerar una parte de huella verde y el resto de las necesidades de agua del cultivo se aportarán con el sistema de riego, que será la huella azul.

Siempre tendremos que tener en cuenta que las necesidades de agua que se consideran para el cálculo de la huella azul son las necesidades netas y no las brutas. Las eficiencias de riego no se tienen en cuenta. Esto es debido al concepto de huella hídrica que contempla la cantidad de agua de la que nos “apropiamos” a la naturaleza. La diferencia de volumen de agua entre las necesidades netas y las brutas se considera que vuelven a la naturaleza, acuiferos o ríos, y por tanto no nos la “apropiamos”.

Para el cálculo de la precipitación efectiva, la huella verde, tenemos varios métodos de cálculo:

FAO
• Pe = 0.6 Pt –10 para Pt < 75 mm (Pt mensual)
• Pe = 0.8 Pt – 25 para Pt > 75 mm (Pt mensual)

USDA SCS (P)

• Pe = Pt (125–0,2 Pt/125) para Pt < 250 mm
• Pe = 125 + 0,1 Pt para Pt > 250 mm

USDA SCS (P, ET)

Captura.JPG

Para el cálculo de la huella hídrica azul necesitamos conocer las necesidades hídricas netas de cada cultivo. Para ello nos podemos basar en los datos que ofrecen las Oficinas del Regante. En Aragón las recomendaciones de riego se basan en el cálculo de las ETc según la ecuación de Penman-Monteith. Para su cálculo se multiplica la evapotranspiración
de referencia (ETo) por el coeficiente del cultivo (kc).

De esta manera podemos cálcular la huella hídrica (verde y azul) de una zona agrícola. Para una regíon (Aragón, España,…) se debe incluir el agua virtual exportada en los productos producidos en la zona pero luego consumidos fuera de la zona de estudio. De forma similar se tendrá en cuenta el agua virtual importada.

El índice de la huella hídrica es cada vez más utilizado y, por ejemplo, aparecen en la revisión de los Planes Hidrológicos de las demarcaciones hidrográficas del Cantábrico Occidental, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura y Júcar, y de la parte española de las demarcaciones hidrográficas del Cantábrico Oriental, Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana y Ebro, según el BOE del martes 19 de enero de 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s