Acabamos de publicar nuestro primer video en el Canal de Youtube de Agricultura Técnica con los resultados del estudio de rotura del dique en el proyecto de embalse elevado en la comunidad de regantes del sector VIII del tramo III del Canal de Monegros. Término municipal de Poleñino, Huesca.

La metodología utilizada se corresponde con la consideración del escenario más desfavorable, rotura del dique con el embalse a plena capacidad y sin coincidencia con avenidas pues, tal y como se ha justificado anteriormente, el embalse se ubica en una zona elevada y fuera de cauce natural.

Se utiliza el método Iber, modelo matemático bidimensional para la simulación de flujos en ríos y estuarios promovido por el Centro de Estudios Hidrográficos del CEDEX.

La modelización matemática del flujo de agua en un cauce o cuenca consiste en intentar conocer los valores que toman las variables hidráulicas (calado, velocidades, caudal, etc.) a partir de la resolución por métodos numéricos de unas ecuaciones obtenidas con una serie de hipótesis.

Iber es una herramienta diseñada para el estudio de calados y velocidades que permite resolver problemas de ingeniería y dinámica fluvial, tales como la delimitación de zonas inundables, el diseño de encauzamientos y obras de protección, restauración de ríos, planes de emergencia en rotura de presas, optimización del funcionamiento de obras hidráulicas, etc.

Este método utiliza métodos paramétricos para el establecimiento y progresión de la brecha de rotura y métodos hidráulicos de análisis de régimen variable para el estudio del avance de la onda de rotura y la determinación de las áreas de inundación. También proporciona directamente resultados en términos de cota máxima de lámina alcanzada y velocidad del agua, por lo que la determinación del área inundada y de las características de la inundación es directa.

En este caso se ha establecido un tiempo de estudio de dos horas desde el inicio de la rotura del dique para el análisis de la avenida y periodos de cinco minutos para analizar su evolución temporal.

Debido a la cercanía del núcleo urbano de Cantalobos se ha optado por el análisis de ruptura del dique mediante dos escenarios diferentes. En primer lugar se ha analizado la avenida causada por la creación de una brecha en el dique del embalse situado más próximo a Cantalobos (Brecha de orientación Sur.

Se estudia también un segundo escenario de rotura del dique por su parte orientada al W en su parte más cercana a la explotación ganadera ubicada en la base del cerro donde se proyecta el embalse.

 

 

 

 

Captura

Recientemente hemos terminado el Proyecto de embalse elevado para la Comunidad de Regantes del Sector VIII del Tramo III del Canal de Monegros en Poleñino (Huesca) con el objetivo de mejorar la gestión energética del sistema del riego por medio del bombeo existente y queremos compartir con todos los resultados que están previstos con la ejecución de esta obra.

La Comunidad está compuesta por un total de 253 comuneros y  suministra agua para riego a una superficie de cultivo de alrededor de 2.500 has. Prácticamente el 100 % de la superficie son cultivos extensivos principalmente maíz, alfalfa y cereales de invierno y se riegan por aspersión

DETALLE DE LA GESTIÓN ACTUAL DEL RIEGO EN LA COMUNIDAD.

En la actualidad la Comunidad de regantes dispone de una balsa de regulación de 186.000 m3 de capacidad total.

De esta balsa se riega una superficie de alrededor de 2.500 has distribuidas de la siguiente forma:

• 925 has en red de gravedad, sin necesidad de bombeo.
• 835 has en red de bombeo de presión media (40 m.c.a.)
• 745 has en red de bombeo de presión alta (70 m.c.a.)

OBJETIVO DEL PROYECTO.

Debido a la estacionalidad del riego frente a otros usos de la energía, el sector agrícola necesita la contratación de altas potencias y en periodos caros para suministrar las necesidades de riego en periodos muy concretos.

Además debido a la variabilidad de las tarifas, los diseños de riego precisan la contratación de periodos que no estaban contemplados en el proyecto original.

A continuación se detalla de forma gráfica la potencia en periodo P-6 disponible y usada por meses (eje abcisas):

Captura

Como puede verse en el gráfico, en el mes de julio que coincide con el de máximas necesidades de riego, solo el 52,5 % de la energía disponible y contratada en el periodo más barato es usada, el resto no se usa.

SOLUCIÓN CONSTRUCTIVA.

Aprovechando la existencia de una meseta en las cercanías de la estación de bombeo a una cota media de unos 420 m. se ha optado por ejecutar un embalse de 250.000 m3 que permita aprovechar la totalidad de las horas de bombeo en periodo P6 en el mes de julio.

A partir de los consumos de agua para las redes presurizadas a 40 y 70 mca se propone cambiar el patrón de contratación de la potencia según la “alternativa balsa” según la siguiente tabla:

Captura

Como conclusión observamos que el volumen del embalse nos permite modificar la potencia contratada de  manera que minimizamos la potencia en los periodos más caros y además la gestión del riego se hace más flexible pasando a disponer de agua para regar las 24 horas del día.

El ahorro del término de energía se cuantifica en unos 10.000 € anuales adicionales.

Por último os recordamos que este tipo de actuaciones suelen ser objeto de ayuda económica por diferentes administraciones, concretamente el Proyecto que se ha descrito  se ha acogido a las  subvenciones para la mejora y modernizacion de regadíos por el Gobierno de Aragón.

 

Captura

Hola, como ya sabeis el pasado día 29 de marzo se celebró la   X JORNADA TÉCNICA PARA PERSONAL DE MANTENIMIENTO Y GESTORES DE COMUNIDADES DE REGANTES. Uno de los atractivos de esta jornada fue que la primera ponencia correspondió a Ramón Giménez, actual Jefe de Servicio de Infraestructuras Rurales.

Ramón hizo un repaso de la anterior convocatoria de ayudas de mejora y modernización de regadíos y, lo más importante, también dio alguna pista de por donde pueden ir los cambios respecto a la siguiente.

Parece que la próxima convocatoria de ayudas de mejora y modernización de regadíos se realizará entre finales de junio y finales de septiembre que viene, se comentó que se publicaría lo antes posible, por lo que (desde mi punto de vista) será a finales de junio.

Al parecer, todavía quedan algunos problemas por resolver para la disposición del presupuesto.

Por otro lado, en caso de que la convocatoria se publicara a finales de septiembre el plazo para justificar el gasto se reduce muchísimo hasta casi hacerlo imposible de cumplir antes de fin de año.

Ramón se remitió a cuestiones como que se valoraran aspectos como el equilibrio territorial para que expedientes de las tres provincias puedan ser aprobados. De esta manera los expedientes de riegos por inundación tambien tendrían posibilidades de ser seleccionados.

Otro aspecto que se planteó, ante las limitaciones presupuestarias actuales, fue la posible fijación de un tope de subvención para cada expediente. De manera que con el presupuesto disponible se pudieran aprobar más expedientes. Como consecuencia, las obras con elevado presupuesto tendrían que solicitar en varios años las ayudas (“trozeando” la obra en varias anualidades).

Parece que algunos conceptos que aparecían en la primera convocatoría de ayudas de mejora y modernización de regadíos, no van a tenerse en cuenta  en la próxima como el disponer de un Plan director o la creación de una masa de agua con obetivos medioambientales.

No me alargo más, surgieron también otros detalles quizás de menor importancia pero lo más importante es lo que os he puesto más arriba (tener en cuenta que es una impresión mía de lo que se dijo).

Y por último os copio un link a las ponencias

images

Una parte importante de la Comunidades de Regantes han llevado a cabo en los últimos 25 años un proceso de modernización para mejorar la rentabilidad de las explotaciones y ahorrar agua. En poco o nada se parecen las Comunidades de los años 70 que regaban a pie con las Comunidades que hoy en día están utilizando riego a presión por aspersión o goteo. El telecontrol, los SCADA para el control de los bombeos son equipos propios de sistemas industriales adaptados a los regadíos.

De hace también, casi, 25 años es la ley por la que no se pueden deducir el IVA las Comunidades de Regantes. Y la comparación en el tiempo viene al caso por que la Ley 37 quizás tenía una imagen de Comunidad de Regantes muy diferente a la de la realidad actual. En aquellos tiempos un regador encargándose de distribuir el agua por las acequias y canales era todo lo que se necesitaba y, por tanto, no deducir el IVA daba absolutamente lo mismo.

En la jornada organizada por el sindicato agrario UAGA en Sodeto (Huesca), dentro de la semana agraria de los Monegros, hubo una ponencia muy interesante dedicada a los aspectos del IVA aplicables a las Comunidades de Regantes en la que se trató de forma meticulosa por David Gómez Aragón, coordinador de la Sección del IVA de AEDAF.

El texto de este artículo no pretende transcribir lo que David nos contó en la ponencia sino, a partir de algunas de sus ideas y otra información recopilada, hacer unas reflexiones respecto a la situación de las Comunidades de Regantes y la no deducción del IVA.

La no deducción del IVA por las Comunidades de Regantes se regula por el artículo 7.11 de la Ley 37/1992 en el que se prescribe que las operaciones realizadas por dichas entidades en el ejercicio de la ordenación y distribución de las aguas no se hallan sujetas al Impuesto del Valor Añadido. Ello provoca que la Comunidad sea consumidor final y tenga que repercutir el impuesto en las derramas como un gasto más. Los partícipes que se hallan sujetos al régimen general del IVA no se pueden deducir las cuotas del impuesto.

Según el artículo 4 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, están sujetas a dicho Impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por empresarios o profesionales en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional. De acuerdo a varias sentencias parece que las Comunidades de Regantes  se consideran  empresario o profesional en la medida en que en la ordenación y aprovechamiento de agua supone una actividad empresarial en los términos dispuestos en la Ley del Impuesto.

A partir de aquí nos encontramos con contestaciones a consultas vinculantes y sentencias que matizan la deducción o no deducción del IVA por las Comunidades de Regantes, según se detalla en el informe  de la   Federación Nacional de Comunidades  de Regantes de España (FENACORE) en el XXI Curso para Comunidades de Regantes:  Obligaciones contables y fiscales  de las comunidades de regantes (realizado a finales del año pasado). Este informe finaliza con el siguiente resumen:

” hay que entender que la exención del IVA se basa en un precepto siempre sujeto a interpretaciones (la ordenación y aprovechamiento de las aguas) …, pero que puede ser restrictivamente entendido en el caso de cualquier operación distinta de las habituales.

Es decir, existe un resquicio legal en el caso de realizar operaciones distintas de las habituales. 

Por otro lado, la inquietud de las Comunidades de Regantes les ha llevado a realizar Consultas ante la Dirección General de Tributación para aclarar la situación y ante la Consulta DGT V3060-13, de 11 de octubre de 2.013  el órgano consultivo respondió indicando, en primer lugar, que si bien las operaciones realizadas por las Comunidades de Regantes para la ordenación y el aprovechamiento de las aguas no están sujetas al Impuesto, dicha interpretación debe ser revisada a consecuencia de los distintos pronunciamientos efectuados por el Tribunal Supremo.

Así cita, entre otras, la sentencia de 22 nov. 2012, que indica que las operaciones realizadas por las comunidades de regantes consistentes en la distribución de agua NO se incluyen en el supuesto de no sujeción del artículo 7.11º de la Ley 37/1992 (LA LEY 3625/1992), y ello porque si es posible adquirir, desalinizar y distribuir agua a título oneroso, el IVA debe ser neutral respecto del trato que dispensa a todos los sujetos que hayan realizado esas actividades.

Además, el supuesto de no sujeción del artículo 7.11º debe considerarse un supuesto puntual y específico del que quedan excluidas las operaciones consistentes en la distribución-comercialización de agua a título oneroso, que estarán, en todo caso, sujetas al Impuesto.

Según lo anterior nos encontramos con numerosas situaciones en las que se podría aplicar el mismo concepto de distibución y comercialización de agua a título oneroso similar a la desalinización. Un tratamiento de prevención al mejillón cebra o la propia presurización de las redes son operaciones que deberían llevar asociado la deducción del IVA.

Así que, sí se puede hacer algo para modificar la situación actual y seguramente también en el caso de la ejecución de las obras de nuevos regadíos, pero eso lo dejamos para más adelante. Eso sí, en mi opinión la unión hace la fuerza y si desde las Comunidades Generales de Riego y/o sindicatos agrarios se traslada esta inquietud quizás se obtuviera una respuesta más rápida y aliviaría las cuentas de los regantes agricultores.

Aquí teneis algunas consultas y sus respuestas a la Dirección General Tributaria.

images

En un mercado globalizado, el precio de los cereales está influenciado por muchos factores cuyos efectos se pueden sumar o neutralizar. El peso de estos factores varía según las condiciones del momento.

El precio de un producto en un momento dado refleja el equilibrio entre la oferta y la demanda para abastecer un mercado.

En general, el suministro de cereales está constituido por la cosecha anual de los países, estando la cantidad y calidad de la misma influenciadas principalmente por el clima. Con millones de agricultores por todo el mundo la producción está muy fragmentada. Las estrategias de éstos están influenciados por factores locales muy variables entre las zonas de producción.

Enfrente, la demanda es un factor que se ajusta  poco a la producción de cereal. Las variaciones anuales son posibles, pero en general la demanda mundial está aumentando, en línea con el crecimiento demográfico.

Las necesidades de cereales para usos no alimentarios (biocombustibles, bioquímica) resultan ser, en función del período, factores de equilibrio de mercado o, por el contrario, de amplificación del desequilibrio.

Las cantidades de cereales producidos pueden variar significativamente de un año a otro y, por lo tanto, pueden ser  mayores o menores que la demanda. Los stocks hacen de efecto “tampon” o “amortiguador” entre la oferta y la demanda.

La calidad de los cultivos también varía de acuerdo con las condiciones anuales y también entra en juego. Los criterios de calidad son la base para acceder a los mercados, especialmente en la exportación en base a las especificaciones concretas en función de las exisgencias de los clientes en destino (50% de trigo francés se exporta).

Mercados sensibles con ligeras variaciones de producción.

La separación geográfica de las zonas de producción y consumo de grano genera los intercambios comerciales y como consecuencia es el origen de la existencia de los precios mundiales. Pero los volúmenes de operaciones internacionales representan menos del 20% de la producción mundial. Por lo tanto, una pequeña variación de esta última puede tener un impacto significativo en el comercio internacional.

En los países productores que favorecen el aprovisionamiento de sus mercados nacionales cualquier disminución en la producción conduce mecánicamente a disminución de los suministros exportables. Esto puede dar lugar a precios más altos si las existencias globales no pueden compensar esto, o si aumenta la demanda mundial.

El año 2010 ilustra este fenómeno. Una fuerte caída en la producción de trigo en Rusia (-20 millones de toneladas) llevó a las autoridades rusas a abastecer el mercado interno a través de la prohibición de las exportaciones. En una producción global de 650 millones de toneladas de trigo, la producción de Rusia representa sólo un pequeño porcentaje. Pero las 15 Millones de toneladas generalmente proporcionadas por Rusia tuvieron un peso mucho mayor en proporción con el total del  comercio mundial de trigo, que luego ascendió a 130 Mt. De ahí el aumento de los precios registrados en el verano de 2010.

Factores externos cada vez más influyentes

La volatilidad es sinónimo de mayor interés para los inversores extranjeros en busca de beneficios potencialmente mayores. Los mercados agrícolas, como la mayoría de los sectores de la economía, están así influenciados por la “financiarización”  que acentúa los efectos de la volatilidad de los precios.

El comercio mundial de mercancías pesa sobre los tipos de cambio y el valor de las monedas, de acuerdo con el estado de las economías de los países que las emiten. Así, en 2015, el precio del maíz en el dólar cayó en el mercado mundial debido al record en  la producción y en los stocks. Pero como el valor del euro cayó respecto al dólar, el precio del trigo pagado a los agricultores en euros se redujo en menor medida. Una revalorización del euro hubiera provocado el efecto contrario. Francia, un exportador neto de trigo, se enfrenta directamente con los precios mundiales en dólares, sobre todo porque los mecanismos de regulación de precios de la Unión Europea se han reducido considerablemente en los últimos años.

Las decisiones geopolíticas son también un factor de influencia importante en los mercados de cereales, sobre todo si son controlados por el estado, como en los países mediterráneos. Por último, los costes de transporte afectan directamente a los precios pagados a los productores. Con los costes históricamente bajos, los mercados de los países exportadores se amplían. La evolución de los precios de transporte marítimo se relaciona con el petróleo, la disponibilidad de los barcos o la intensidad del comercio de materias primas (petróleo, minerales, cereales …).

La mayor  variabilidad de precios desde 2006

Hasta 2006, las existencias mundiales de cereales eran suficientes  para absorber las variaciones de la producción y asegurar su papel “tampón” entre la oferta y la demanda. La campaña 2006-2007, que se caracterizó por una fuerte disminución de las existencias y de producción de grano, junto con el aumento de la demanda mundial, marcó el comienzo de una mayor volatilidad de los precios agrícolas. La disminución de la producción en los países importadores, el crecimiento demográfico y el cambio de patrones de consumo acentúan el comercio internacional de grano.

reduce-your-water-footprint.jpg

En la última entrada expliqué las diferencias entre las huella hídricas verde, azul y gris. En este artículo vamos a profundizar en como calcular las huellas hídricas verde y azul, a partir del texto de Roberto rodríguez Casado “La huella hidrológica de la agricultura española”.

Podemos decir que la huella verde se refiere al consumo de agua de lluvia por los cultivos, es decir la lluvia efectiva. En el caso de cultivos de secano sería el agua que el cultivo ha utilizado para su desarrollo vegetativo. En este caso toda la huella hídrica sería huella verde.

En el caso de cultivo de regadío tendríamos que considerar una parte de huella verde y el resto de las necesidades de agua del cultivo se aportarán con el sistema de riego, que será la huella azul.

Siempre tendremos que tener en cuenta que las necesidades de agua que se consideran para el cálculo de la huella azul son las necesidades netas y no las brutas. Las eficiencias de riego no se tienen en cuenta. Esto es debido al concepto de huella hídrica que contempla la cantidad de agua de la que nos “apropiamos” a la naturaleza. La diferencia de volumen de agua entre las necesidades netas y las brutas se considera que vuelven a la naturaleza, acuiferos o ríos, y por tanto no nos la “apropiamos”.

Para el cálculo de la precipitación efectiva, la huella verde, tenemos varios métodos de cálculo:

FAO
• Pe = 0.6 Pt –10 para Pt < 75 mm (Pt mensual)
• Pe = 0.8 Pt – 25 para Pt > 75 mm (Pt mensual)

USDA SCS (P)

• Pe = Pt (125–0,2 Pt/125) para Pt < 250 mm
• Pe = 125 + 0,1 Pt para Pt > 250 mm

USDA SCS (P, ET)

Captura.JPG

Para el cálculo de la huella hídrica azul necesitamos conocer las necesidades hídricas netas de cada cultivo. Para ello nos podemos basar en los datos que ofrecen las Oficinas del Regante. En Aragón las recomendaciones de riego se basan en el cálculo de las ETc según la ecuación de Penman-Monteith. Para su cálculo se multiplica la evapotranspiración
de referencia (ETo) por el coeficiente del cultivo (kc).

De esta manera podemos cálcular la huella hídrica (verde y azul) de una zona agrícola. Para una regíon (Aragón, España,…) se debe incluir el agua virtual exportada en los productos producidos en la zona pero luego consumidos fuera de la zona de estudio. De forma similar se tendrá en cuenta el agua virtual importada.

El índice de la huella hídrica es cada vez más utilizado y, por ejemplo, aparecen en la revisión de los Planes Hidrológicos de las demarcaciones hidrográficas del Cantábrico Occidental, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura y Júcar, y de la parte española de las demarcaciones hidrográficas del Cantábrico Oriental, Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana y Ebro, según el BOE del martes 19 de enero de 2016.

captura

Creada en 2002 por Arjen Hoekstra, la huella hídrica es una de las huellas ambientales que ayudan a entender cómo nuestras decisiones de producción en la agricultura (y consumo) están afectando los recursos naturales. A medida que crece la población y el nivel de vida aumenta para muchas personas, la huella hídrica nos dice cuánta agua se utiliza todos los días en todas nuestras actividades, como por ejemplo para la producción de nuestra comida, e indica la presión que se ejerce sobre nuestros recursos de agua dulce.

La huella hídrica mide la cantidad de agua utilizada para producir cada uno de los bienes y servicios que utilizamos. Puede ser medido por un solo proceso, tales como el cultivo de arroz, para un producto tal como un par de pantalones vaqueros, para el combustible que ponemos en nuestro coche o para toda una compañía multinacional. La huella de agua también puede decirnos cuánta agua se consume por un país en particular – o global – en una cuenca específica río o de un acuífero.

De acuerdo con la Water Footprint Network la huella de agua nos permite responder a una amplia gama de preguntas para organizaciones, gobiernos e individuos. Por ejemplo si podemos hacer algo para reducir nuestra propia huella de agua y ayudar a gestionar el agua en el regadío.

La huella hídrica se puede medir en metros cúbicos por tonelada de producción, por hectárea de tierra de cultivo, por unidad de moneda y en otras unidades funcionales. La huella de agua nos ayuda a comprender con qué fines  se están consumiendo y/o contaminado los recursos limitados de agua dulce.

La huella hídrica tiene tres componentes: verde, azul y gris. Juntos, estos componentes proporcionan una imagen completa del uso del agua trazando  la fuente de agua consumida, ya sea como la lluvia / humedad del suelo o superficie / aguas subterráneas, y el volumen de agua dulce necesaria para la asimilación de contaminantes.

descripción

Huella hídrica verde es el agua de lluvia que se almacena en la zona radicular del suelo, evaporada, transpirada o incorporada por las plantas. Es particularmente relevante para los productos agrícolas, hortícolas y forestales. Para cuantificar la Huella Hídrica verde se hace necesario contar con información climática diaria que permita hacer seguimiento a los niveles de precipitación y del agua evapotranspirada.

descripciónHuella hídrica azul es agua que ha sido aportada a partir de recursos superficiales o del subsuelo y que se ha evaporado, incorporada a un producto o trasvasada, o devuelta en otro momento. La agricultura de regadío, la industria y el uso doméstico del agua pueden tener cada uno una huella de agua azul. Para cuantificar la Huella Hídrica azul se hace necesario instalar aforadores o contadores de caudal que permitan cuantificar el agua proveniente de una fuente superficial o subterránea.

descripciónHuella hídrica gris es la cantidad de agua dulce necesaria para asimilar los contaminantes con objeto de cumplir las normas específicas de calidad del agua. La huella hídrica gris considera contaminación puntual de un recurso de agua dulce directamente a través de un tubo o indirectamente a través de la escorrentía o lixiviación del suelo, las superficies impermeables, o de otras fuentes difusas. Para cuantificar la Huella Hídrica gris se hacen monitores continuos a la calidad del agua que ingresa y sale del sistema evaluado los principales contaminantes productos de la fertilización.

El propósito de la huella hídrica verde es medir la apropiación del ser humano del flujo de evaporación, al igual que la huella hídrica azul / gris tiene como objetivo medir la apropiación del ser humano de la corriente de agua.

La huella hídrica verde mide la parte del agua de lluvia evaporada que ha sido apropiado por el ser humano y por lo tanto no está disponible para la naturaleza. Por tanto, la huella hídrica expresa el coste de un cultivo en términos de su uso total de agua.

Todos los textos tomados de http://waterfootprint.org/en/